Sábado, 26 de julio de 2014
Albuminuria

Autor: Lou Arnal,L.M.

Introducción y objetivos: La frecuencia e importante repercusión clínica de la enfermedad renal crónica (ERC) en los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 (DM2), junto con la posibilidad de mejorar su evolución mediante una intervención precoz, refuerza la necesidad de una estrecha colaboración en su detección y tratamiento entre nefrología y atención primaria. Objetivos: Los objetivos del estudio son estimar la prevalencia de ERC en los pacientes con DM2 controlados en atención primaria en nuestro sector sanitario y determinar el volumen de pacientes que serían remitidos a las consultas de nefrología. Material y métodos: Se incluyeron pacientes mayores de 18 años de edad, en los que se había realizado analítica por cualquier motivo en los 16 centros de salud del sector sanitario de Alcañiz (84.340 habitantes) a lo largo de 2008. Se recogieron datos demográficos (edad y sexo), creatinina plasmática, cociente albúmina/creatinina en orina simple, hemoglobina glicosilada, potasio y hemoglobina. Se calculó el filtrado glomerular estimado (eFG) por la fórmula MDRD. Se revisaron los criterios de remisión a nefrología de acuerdo con el Documento de Consenso sobre ERC de la Sociedad Española de Nefrología-Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (S.E.N.-SEMFyC) de 2008. Resultados: Del total de 16.814 pacientes incluidos, 3.466 (20,6%) presentaron DM2. En los pacientes con DM2 la prevalencia de ERC según criterios K/DOQI fue del 34,6% (IC 95%, 33-36,2). El eFG <60 ml/min/m² se registró en el 25,2% de los pacientes con DM2, siendo en este subgrupo la prevalencia de micro-macroalbuminuria del 31,7%. Cumplieron criterios de remisión a consultas de nefrología 104 pacientes con DM2 (3%) y 132 sin DM2 (1%) (p <0,0001). Conclusiones: La prevalencia de DM2 en los centros de salud es elevada, con frecuente presencia de ERC y micro-macroalbuminuria asociada. Un porcentaje significativo de pacientes cumple los criterios de remisión consensuados S.E.N.-SEMFyC. La colaboración con atención primaria es fundamental en la detección precoz y seguimiento de esta enfermedad, de tal forma que en cada área de salud debe protocolizarse el seguimiento conjunto, con unos objetivos que deben cumplirse en función del estadio de ERC.

Autor: Figueroa,Valentín

Justificación: Ante la creciente incidencia de Diabetes Mellitus en la población joven, y en vista del pobre nivel de control metabólico alcanzado mundialmente para dicha enfermedad, es necesario encontrar métodos sencillos, prácticos y a nuestro alcance, para detectar en forma muy temprana la aparición de las complicaciones crónicas propias de la Diabetes. Así se lograría evitar, ó al menos enlentecer, la evolución natural de una enfermedad muy limitante para quien no conoce lo suficiente de cómo vivir con ella, o una vez advertido y debidamente instruido en sus implicaciones, hace caso omiso de lo que se recomienda. Objetivo: Revisar la más reciente evidencia de utilidad y disponibilidad de los distintos métodos de evaluación de la albuminuria, para mejorar el abordaje del paciente diabético, con o sin nefropatía. Metodología: Revisión bibliográfica de publicaciones de los últimos 10 años. Conclusiones: 1) A todo paciente DM Tipo 1 luego de 5 años de ser diagnosticado y a todo paciente DM tipo 2 al momento del diagnóstico, debe realizársele medición de proteinuria. 2) Las tiras reactivas para determinar la micro y macroalbuminuria son confiables en relación con la medición de la orina de 24 horas. 3) Los factores más importantes dentro de la evolución de la nefropatía diabética y que exigen un agresivo manejo son: un buen control metabólico y el manejo antihipertensivo. 4) Los otros factores son importantes, pero su intervención es discutible.

Autor: Rodríguez, Leymar

La hipertensión arterial (HTA), enfermedad altamente prevalente, asociada a daño a órganos blanco. En este estudio, correlacional, prospectivo, de corte transversal, observacional, no experimenta, se incluyo 93 pacientes hipertensos de 54±13,56 años, de la consulta de hipertensión arterial, evaluando, presión de pulso, variabilidad de presión arterial mediante monitoreo ambulatorio de presión durante 24 h y excreción urinaria de albúmina mediante cociente albúmina/creatinina (CAC) en la primera muestra de orina matutina. Según el CAC, se clasificaron en (normoalbuminuria menor a 10 mg/l), (Normal Alto 10 a menos de 20 mg/l), Microalbuminuria (20 a menos de 200 mg/l) (Macroalbuminuria Mayor de 200 mg/l), la presión de pulso y variabilidad se clasificaron según sugerencias de la II norma venezolana para monitoreo de presión arterial. En promedio, más del 50% de los pacientes, son obesos, dislipidémicos (61%); sedentarios (52%); consumidores en exceso de sal (65%) y bebidas alcohólicas (67%). La presión arterial promedio fue 137±17/80±11, limítrofe. El promedio de albuminuria fue 35,92±76,37, en el rango de microalbuminuria. Mediante aplicación del Coeficiente de Correlación de Pearson y ji cuadrado, se evidenció correlación lineal moderada entre Índice de Masa Corporal y CAC (0,43) y correlación lineal ligera, estadísticamente significativa (p menor 0.05) entre la Presión Arterial Sistólica Nocturna y el CAC. Conclusiones: Enfatizar en los cambios de estilo de vida, al estudiar al hipertenso, incluir el monitoreo ambulatorio de la presión arterial durante 24 h y las pruebas diagnosticas especificas para determinar daño precoz a órganos blanco, con la finalidad de poder intervenir antes de que aparezca el daño irreversible.

Trabajo de grado (Especialización en Medicina Interna).—Universidad Nacional Experimental “Francisco de Miranda” (UNEFM), 2010

Autor: Laviades, C. (C)

We investigated whether a relationship exists between circulating transforming growth factor beta -1 (TGF-beta(1)), collagen type I metabolism, microalbuminuria, and left ventricular hypertrophy in essential hypertension and whether the ability of the angiotensin II type 1 receptor antagonist losartan to correct microalbuminuria and regress left ventricular hypertrophy in hypertensives is related to changes in TGF-beta(1) and collagen type I metabolism. The study was performed in 30 normotensive healthy controls and 30 patients with never-treated essential hypertension classified into 2 groups: those with microalbuminuria (urinary albumin excretion >30 and <300 mg/24 h) associated with left ventricular hypertrophy (left ventricular mass index >116 g/m(2) for men and >104 g/m(2) for women) (group B; n=17) and those without microalbuminuria or left ventricular hypertrophy (group A; n=13). The measurements were repeated in all patients after 6 months of treatment with losartan (50 mg once daily). The serum concentration of TGF-beta(1) was measured by a 2-site ELISA method, and the serum concentrations of carboxy-terminal propeptide of procollagen type I (a marker of collagen type I synthesis) and carboxy-terminal telopeptide of collagen type I (a marker of collagen type I degradation) were measured by specific radioimmunoassays. The duration of hypertension and baseline values of blood pressure were similar in the 2 groups of patients. No differences in serum TGF-beta(1), carboxy-terminal propeptide of procollagen type I, and carboxy-terminal telopeptide of collagen type I were found between normotensives and group A of hypertensives. Serum TGF-beta(1), carboxy-terminal propeptide of procollagen type I, and the ratio of carboxy-terminal propeptide of procollagen type I to carboxy-terminal telopeptide of collagen type I were increased (P<0.05) in group B of hypertensives compared with group A of hypertensives and normotensives. No differences in carboxy-terminal telopeptide of collagen type I were found among the 3 groups of subjects. After treatment with losartan, microalbuminuria and left ventricular hypertrophy persisted in 6 patients (then considered nonresponders) and disappeared in 11 patients (then considered responders) from group B. Compared with nonresponders, responders exhibited similar control of blood pressure and higher (P<0.05) blockade of angiotensin II type 1 receptors (as assessed by a higher increase in plasma levels of angiotensin II). Whereas TGF-beta(1), carboxy-terminal propeptide of procollagen type I, and the ratio of carboxy-terminal propeptide of procollagen type I to carboxy-terminal telopeptide of collagen type I decreased (P<0.05) in responders, no changes in these parameters were observed in nonresponders. These findings show that an association exists between an excess of TGF-beta(1), stimulation of collagen type I synthesis, inhibition of collagen type I degradation, and cardiorenal damage in a group of patients with essential hypertension. In addition, our results suggest that the ability of losartan to blunt the synthesis of TGF-beta(1) and normalize collagen type I metabolism may contribute to protect the heart and the kidney in a fraction of patients with essential hypertension.