Sábado, 2 de agosto de 2014
MEDICACION PREANESTÉSICA

Autor: Rodríguez Pinto, Joselvy Alexandra

Para evaluar el comportamiento de los parámetros hemodinámicos durante la coinducción anestésica se realizó un estudio de tipo ensayo clínico controlado ciego simple con un muestreo probabilístico de 42 pacientes ASA I -II sometidos a cirugía de emergencia. Se dividió en dos grupos de 21 pacientes al azar simple. Se administró fentanyl a 3 mcg/Kg. Un minuto después del fentanyl se administró Midazolam 0.03mg/Kg. Dos minutos después del Midazolam el primer grupo recibió tiopental sódico a una concentración de 2.5% administrando 1 cc cada 3 segundos hasta la presencia de signos clínicos de inducción. Al segundo grupo se administró propofol a una concentración del 1 % administrando 1cc cada 3 segundos hasta la presencia de clínica de inducción. En el grupo tratado con Tiopental Sódico presentó variaciones abruptas hacia el alza de presión arterial sistólica, diastólica y media especialmente en el momento de la intubación. Con respecto a la frecuencia cardiaca presenta un aumento progresivo que llega a ser superior al 40% en el momento de la intubación comparado con la basal . Se presentaron efectos adversos de tipo movimientos anormales en 7 de 21 y lagrimeo en 1 de 21. No se evidenció disminución de la saturación de oxígeno de manera significativa. En el grupo tratado con Propofol presentó variaciones de presión arterial sistólica diastólica y media con tendencia al descenso no mayores del 10% con respecto a la basal. La frecuencia cardiaca se mantuvo con tendencia al descenso sin variaciones que superen el 10% de la basal. No se presentaron efectos adversos en ningún paciente de la muestra. No se evidenció disminución de la saturación de oxígeno de manera significativa en ninguno de los dos grupos. Conclusión: La coinducción midazolam-propofol ofrece mayor estabilidad hemodinámica que el midazolam-tiopental sódico en la inducción anestésica por lo cual se recomienda

Autor: Pérez García, Aníbal Ricardo

Se realizó un Ensayo Clínico Controlado, Ciego Simple, en pacientes pediátricos pre-escolares que ingresaron al servicio de Cirugía del Hospital Pediátrico "Dr. Agustín Zubillaga" de Barquisimeto, para ser intervenidos quirúrgicamente en forma electiva entre Julio 2000 y Junio 2001, seleccionando una muestra Probabilística por Azar Simple, de 60 pacientes pre-escolares de ambos sexos, se dividieron en dos grupos de 30 pacientes cada uno y media hora antes de la intervención, se le administró al Grupo A, midazolam por vía oral a una dosis de 0,5 mg/Kg peso preparado con granadina, y al Grupo B, se le administró midazolam por vía intranasal a una dosis de 0,2 mg/Kg peso diluido con solución fisiológica 1:1. Se estudió el tiempo de latencia de la droga, las variables "pulso" y "saturación de O2 ", y el comportamiento del niño al separarlo de los padres y en el momento de la inducción. Se encontró diferencia estadísticamente significativa en cuanto al tiempo de latencia del midazolam, siendo para la vía de administración intranasal de 8,50 +/- 1,55 minutos, mientras que para la vía de administración oral fue de 14,60 +/- 1,81 minutos. Resultando mas eficaz la vía intranasal en relación al tiempo de inicio de acción de la droga. En relación a "frecuencia cardíaca", y a "saturación de oxigeno" no se encontró diferencia estadísticamente significativa en ambas vías de administración, ni en los tres momentos estudiados, afirmando que el Midazolam, a las dosis utilizadas, proporciona buena estabilidad hemodinámica y no produce depresión respiratoria. En relación al comportamiento del niño, se utilizaron dos categorías "Deseado" (Tranquilo, Riéndose y Somnoliento), y "No Deseado" (Llorando), tanto al separarlo de los padres como en el momento de la inducción anestésica, encontrando tanto para la vía oral como para la intranasal un comportamiento Deseado en mas del 80% de los niños al separarlo de los padres y un comportamiento Deseado en mas del 90% de los niños al momento de la inducción anestésica. Se puede concluir que podemos realizar la premedicación pocos minutos antes, en presencia de los padres, utilizando la vía intranasal que demostró ser mas eficaz ya que se obtiene un efecto mas rápido con una menor dosis, evitándole al niño el miedo a la aguja y obteniendo una separación de los padres placentera al igual que una inducción anestésica tranquila sin necesidad de forcejear con él, manteniendo estabilidad hemodinámica y sin que presente depresión respiratoria.

Autor: Rebolledo Iglesias, Luis Eduardo

Se realizó este estudio con el objetivo de conocer los cambios de las variables hemodinámicas, como la tensión arterial sistólica, tensión arterial diastólica, tensión arterial media y frecuencia cardíaca que produce la Clonidina como premedicación al momento de la extubación endotraqueal. Se estudiaron 39 pacientes ASA I y ASA II, de ambos sexos, en edades comprendidas entre 18 y 45 años de edad, sometidos a cirugías electivas, distribuidos aleatoriamente en 2 grupos. Grupo A: (Grupo Estudio) Premedicados con Clonidina vía oral a 5 microgramos por kilogramo de peso, 90 minutos antes del inicio de la intervención quirúrgica. Y el grupo B (Grupo control) no premedicados con Clonidina. Se realizó monitoreo de presión arterial y frecuencia cardíaca en condiciones basales. La inducción se realizó preoxigenando (02 al 100%) al paciente por 3 minutos, se administró fentanyl a 5 microgramos por kilogramo de peso, por vía endovenosa. Luego Tiopental sódico a 5 mg/Kg. y Vecuronio a 0.1 mg/Kg. para facilitar la intubación endotraqueal. El mantenimiento anestésico fue con una técnica inhalatoria con halotano a concentraciones variables y con una mezcla de gases O2?N20 (50%-50%).Se encontró que las variables hemodinámicas estudiadas no se modificaron en el grupo premedicado, pero si en el grupo control. Encontrando diferencias estadísticamente significativas (p<0,01) Por lo anterior se concluye que la Clonidina ofrece ventaja como premedicación habitual para atenuar la respuesta presora por el estímulo de la extubación endotraqueal.

Autor: Camaripano, Luís

Con la finalidad de determinar la eficacia de la mezcla de Midazolam y Ketamina en la medicación preanestésica por vía oral de pacientes que fueron intervenidos quirúrgicamente en el Hospital Pediátrico "Dr. Agustín Riera Zubillaga" de Barquisimeto, se realizó un ensayo clínico controlado, ciego simple, a una muestra de 40 pacientes preescolares de ambos sexos, Asa I - II, divididos en dos grupos que recibieron media hora antes del acto quirúrgico por vía oral, el Grupo A: Midazolam 0,5mg/kgs y el Grupo B: Midazolam 0,3mgs/kg más Ketamina 1 mg/kg. Se evaluó el grado de sedación y el comportamiento del niño (llorando, tranquilo, somnoliento y riendo) al separarlo de los padres, al pasar a quirófano en el momento de la inducción y al despertar. Los resultados fueron analizados con las pruebas estadísticas: Promedios (± Desviación Estándar) o Porcentajes, prueba t de Student; Chi-Cuadrado o el Test Exacto de Fisher, según el caso. Se compararon las características de ambos grupos (edad, peso) no encontrándose diferencias estadísticamente significativas. En relación al comportamiento del niño posterior a la premedicación con ambos fármacos el 75% presentó un comportamiento tranquilo al separarlo de los padres, un 85% al entrar al quirófano y 90% durante la inducción, por lo tanto, no hubo diferencias estadísticamente significativas en ambos grupos. Con respecto al grado de sedación se observó un nivel I con un 70% al separarlo de los padres, un 80% al entrar al quirófano y 80% durante la inducción, no observándose diferencia estadísticamente significativa en ambos grupos. En relación al despertar en el comportamiento y en el nivel de sedación de los pacientes se encontró diferencia estadísticamente significativa observando un retardo en el despertar, en el grupo de Midazolam de 70% en ambos grupos y en el nivel de sedación de la mezcla de los fármacos Midazolam + Ketamina un 90%. En conclusión, que la medicación preanestésica con Midazolam + Ketamina por vía oral en pediatría es efectiva para lograr la ansiolisis y reducir el estrés preoperatorio, haciendo menos traumática la separación de los padres y facilitando el acto anestésico.

Autor: Campins Virguez, Luis Rafael

Con la finalidad de determinar la eficacia del Midazolam en la premedicación anestésica de pacientes preescolares que serán intervenidos quirúrgicamente y compararla con Diazepam, se realizó un ensayo clínico controlado, ciego simple, en 60 pacientes preescolares, de ambos sexos, ASA I, divididos al azar en dos grupos que recibieron vía oral, 12 horas y 30 minutos antes de pasar a quirófano: Grupo A: Midazolam 0,5mg/kg peso, Grupo B: Diazepam 0,5mg/kg peso. Se evaluó FC, PAS, PAD, PAM basal, post premedicación, post intubación; comportamiento del niño (llorando, tranquilo, somnoliento y riendo) al separarlo de los padres, al pasar a quirófano y en el momento de la inducción. Se compararon las características basales de ambos grupos (edad, sexo, peso, parámetros hemodinámicos) no encontrándose diferencias estadísticamente significativas. Al comparar los diferentes momentos de la toma de PAS, PAM y PAD de los grupos estudiados se encontraron diferencias estadísticamente significativas. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas cuando se comparó la FC y el comportamiento del niño posterior a la medicación con ambos fármacos, el 86,7% de los niños presentaron un comportamiento deseado (tranquilo) al separarlos de los padres, el 83% al llegar a quirófano y el 70% en el momento de la inducción. En conclusión, la medicación preanestésica con benzodiazepinas vía oral en pediatría es efectiva para lograr ansiólisis y mejorar el stress preoperatorio, haciendo menos traumática la separación de los padres y la inducción, además la elección del midazolam ofrece mayor estabilidad hemodinámica frente al diazepam, por lo que se recomienda su administración con jarabe de fresa 30 minutos antes de la intervención para obtener los beneficios deseados.

Autor: Raidi R., Ninfa D.

Con el objeto de evaluar la relación existente entre los exámenes de laboratorio preoperatorios y las complicaciones anestésicas presentadas en el período perioperatorio, se realizó un estudio descriptivo en los pacientes que fueron sometidos a intervención quirúrgica de urgencia ( apendicectomía ) en el Hospital Central Universitario “Dr. Antonio María Pineda”. Las muestra estuvo constituida por los pacientes que acudieron al centro con dicha patología quirúrgica, durante el mes de Noviembre de 2006. Se registraron en un instrumento de recolección de datos los valores de los exámenes de laboratorio, la edad, tipo de intervención, diagnóstico y clasificación según ASA de cada paciente. Se realizó un seguimiento perioperatorio de los casos para evidenciar la posible aparición de complicaciones anestésicas (y/o quirúrgicas) y posteriormente se estudió la relación con cada uno de los exámenes de laboratorio. Luego de tener la información sobre el resultado de los exámenes de laboratorio y la presentación o no de complicaciones perioperatorias en cada paciente, se procedió a agruparlos en: pacientes con exámenes de laboratorio normales con complicaciones, pacientes con exámenes de laboratorio normales sin complicaciones, pacientes con exámenes anormales con complicaciones y pacientes con exámenes anormales sin complicaciones. Se realizarò este trabajo descriptivo, caracterizando las variables bajo la forma de promedio y porcentaje; aplicando luego el Test Exacto de Fisher para comparar resultados.Se evidenció que según edad y sexo, las mujeres con edades entre 20 y 29 años, y con estado fisico ASA I; presentaron con mayor frecuencia anemia y PT alto(prolongado), así como alta incidencia de complicaciones cardiovasculares y hemorrágicas. No se observaron diferencias significativas en la aparición de complicaciones en pacientes con alteraciones en plaquetas y glicemia.

Palabras clave: Exámenes de laboratorio, riesgo anestésico, predictores.

Autor: Torres Colina, Enrique José

El manejo del dolor postoperatorio es usualmente inadecuado, tal vez porque las estrategias convencionales para tratar el dolor son llevadas a cabo en reacción a este. Un analgésico administrado antes de la incisión quirúrgica puede prevenir el desarrollo de la hiperexcitabilidad de las neuronas del asta dorsal de la médula, lográndose la reducción del dolor postoperatorio. La presente investigación basada en un ensayo clínico controlado ciego simple, evaluó la intensidad del dolor postoperatorio en un grupo de 40 pacientes sometidos a colecistectomía abierta en el Hospital Central "Antonio Maria Pineda" Barquisimeto, Julio-Diciembre 2000, a quienes se les administró una dosis única de Tenoxicam intravenoso antes y después de la cirugía. La muestra estudiada fue dividida en 2 grupos de 20 pacientes cada uno, distribuidos al azar, al grupo 1 o grupo experimental (E) se le administraron 40 mg de Tenoxicam una hora antes de iniciarse la cirugía y al grupo 2 o grupo control (C) se le administraron 40 mg de Tenoxicam después de la incisión quirúrgica. La intensidad del dolor fue evaluada a través de la escala análoga visual del dolor (EAV) hasta 4 horas del período postoperatorio. Se comprobó que en el grupo Control 10,5% de los pacientes presentó dolor leve o ausencia de dolor y el 89,5% presentó dolor moderado o intenso, mientras que en grupo experimental el 75 % presentó dolor leve o ausencia de dolor y el 25% presentó dolor moderado o intenso. Además se determinó la mediana del tiempo de aparición del dolor moderado encontrándose que en el grupo control esta resultó de 15 minutos, en tanto que el grupo experimental esta no pudo determinarse. En conclusión se puede afirmar que 40 mg de Tenoxicam intravenoso utilizado una hora antes de realizarse la incisión quirúrgica en colecistectomía abierta disminuye la intensidad del dolor postoperatorio y retarda el inicio de aparición del mismo, por lo que se recomienda su utilización como analgésico preventivo en este tipo de intervención.

Autor: Rodríguez Pinto, Joselvy Alexandra

Para evaluar el comportamiento de los parámetros hemodinámicos durante la coinducción anestésica se realizó un estudio de tipo ensayo clínico controlado ciego simple con un muestreo probabilístico de 42 pacientes ASA I -II sometidos a cirugía de emergencia. Se dividió en dos grupos de 21 pacientes al azar simple. Se administró fentanyl a 3 mcg/Kg. Un minuto después del fentanyl se administró Midazolam 0.03mg/Kg. Dos minutos después del Midazolam el primer grupo recibió tiopental sódico a una concentración de 2.5% administrando 1 cc cada 3 segundos hasta la presencia de signos clínicos de inducción. Al segundo grupo se administró propofol a una concentración del 1 % administrando 1cc cada 3 segundos hasta la presencia de clínica de inducción. En el grupo tratado con Tiopental Sódico presentó variaciones abruptas hacia el alza de presión arterial sistólica, diastólica y media especialmente en el momento de la intubación. Con respecto a la frecuencia cardiaca presenta un aumento progresivo que llega a ser superior al 40% en el momento de la intubación comparado con la basal . Se presentaron efectos adversos de tipo movimientos anormales en 7 de 21 y lagrimeo en 1 de 21. No se evidenció disminución de la saturación de oxígeno de manera significativa. En el grupo tratado con Propofol presentó variaciones de presión arterial sistólica diastólica y media con tendencia al descenso no mayores del 10% con respecto a la basal. La frecuencia cardiaca se mantuvo con tendencia al descenso sin variaciones que superen el 10% de la basal. No se presentaron efectos adversos en ningún paciente de la muestra. No se evidenció disminución de la saturación de oxígeno de manera significativa en ninguno de los dos grupos. Conclusión: La coinducción midazolam-propofol ofrece mayor estabilidad hemodinámica que el midazolam-tiopental sódico en la inducción anestésica por lo cual se recomienda