Jueves, 24 de julio de 2014
Rectitis actínica crónica

Autor: Latorre Sánchez,M.

Objetivo: valorar la mejoría endoscópica tras el tratamiento con argón plasma utilizado para el control sintomático de las rectitis actínicas crónicas. Diseño y pacientes: estudio prospectivo de 48 meses de duración, con 38 pacientes (26 hombres y 12 mujeres, con edad media de 70,9 ± 7,38 años). Todos presentaban algún grado de rectorragia y/o anemia. Se realizaron entrevistas clínicas, analíticas y sesiones endoscópicas con argón, de forma periódica mensual, hasta la normalización analítica y cese del sangrado, con un seguimiento posterior de 24 meses. Para valorar la mejoría se utilizaron parámetros analíticos, gradación de sangrado (Chutckan) y un índice endoscópico. Resultados: el tiempo medio trascurrido entre el inicio y la finalización del seguimiento fue de 28,5 ± 3,9 meses. La media de sesiones administradas por paciente ha sido de 3,6 ± 2,7. Si comparamos los síntomas antes, después del tratamiento existe una disminución significativa en el grado de rectorragia según la clasificación de Chutkan (2,29 ± 1,08 vs. 0,59 ± 1,12, p < 0,05). Cuando comparamos los valores medios de la hemoglobina, antes y después del tratamiento apreciamos una aumento estadísticamente significativo (11,33 ± 3,05 mg/dl vs. 14,014 ± 1,29 mg/dl, p < 0,001) así como los valores medios de ferritina (31,15 ± 66, 45 µg/dl vs. 80,60 ± 55,60 µg/dl, p < 0,05). En el índice endoscópico, también existe una mejoría evidente de la afectación endoscópica tras el tratamiento con respecto a la friabilidad (p < 0,0001) y porcentaje de mucosa afecta (p < 0,0001). Conclusión: el argón plasma es eficaz y la realización del índice endoscópico es una herramienta útil para valorar la mejoría endoscópica de las lesiones tras el tratamiento.